Sólo existen 3 tipos de reuniones…

¿Sabemos para qué sirve la a la que estamos asistiendo?

Para Seth Godin, sólo existen 3 tipos de reuniones, y es importante no confundirlos:

1. Informativa

Se informa a los asistentes de o que está pasando, con o sin su consentimiento. Aunque puede tener una apariencia de conversación, esta reunión está pensada, fundamentalmente, para informar.

2.

El líder de la reunión busca feedback, aportaciones útiles y creativas. Puedes emplear esta reunión, por ejemplo, para exponer un plan de acción, o para desarrollar una nueva idea.

3. o permiso

Este es el tipo de reunión en el que se supone que la otra parte debe decir “sí”, pero tiene el poder para decir “no”.

Fundamental no confundirse

Es fundamental no confundir estos diferentes tipos de reuniones. Esta confusión es el principal causante del fracaso de las [malditas] reuniones. Vamos a ver porqué:

Es muy típico que la reunión comience siendo de un tipo determinado, y acaba en otro diferente. Y esto es especialmente peligroso porque, a menudo, una de las partes no se está dando cuenta de esta “metamorfosis”.

Imagina que la reunión, que en principio parecía informativa, se ha transformado en una reunión en la que se está buscando una autorización. Si no te das cuenta, puede que te estés comprometiendo a hacer algo que no te conviene. Más adelante, la otra parte podría asegurar que tú estuviste de al plantear la situación.

Al revés. Si buscas autorización para seguir adelante con el proyecto y la otra parte no se está enterando bien, su compromiso no va a servir de nada. Puede que al día siguiente lo nieguen todo, y echen por tierra todos los acuerdos que creías haber conseguido.

Así que, si tienes las sospecha de que algo parecido está sucediendo, lo mejor es que pares y digas:

“Gracias por vuestras aportaciones. Si os parece, vamos a recapitular. Voy a mencionar todo lo que hemos ido acordando, para que podamos aprobarlo y seguir adelante. ¿De acuerdo?”.

Puedes leer el artículo Three kinds of meetings, publicado por Seth Godin en su blog (dónde si no).

Deje un comentario